RAMÓN FONTSERÈ_ "LAS REDES SOCIALES HACEN HOY LOS JUICIOS, SON UN LUGAR ESQUIZOFRÉNICO"





Autor: Justo Barranco
Fuente: La Vanguardia
Fecha: 8 febrero 2022



Joglars cumple 60 años y ataca la corrección política con la sátira ‘¡Que salga Aristófanes!’ en los Teatros del Canal de Madrid





Joglars cumple 60 años sobre los escenarios, un hito con pocos precedentes, y lo celebra poniendo en escena otra de sus sátiras sociales. Los eternos bufones han puesto esta vez el punto de mira en las redes sociales, la corrección política y el ejército de ofendidos que provocan, señala el actor y director Ramon Fontserè (Torelló, 1956), al frente del grupo desde hace una década. El resultado, ambientado en una de sus habituales clínicas mentales –esta vez un “centro de reeducación psicocultural”–, es ¡Que salga Aristófanes! , que se representa hasta el 6 de marzo en los Teatros del Canal de Madrid. ¿La premisa? Un excatedrático de mitología cuya carrera se hundió por unos tuits monta una pieza de Aristófanes junto a sus compañeros del centro de salud mental.


“Aristófanes fue el padre de la comedia griega, utilizaba la sátira y el humor para abordar los problemas de la sociedad y a través de su obra se conoce su época. Y con las obras de Joglars de estos 60 años también se podría hacer una historia de España”, opina Fontserè, que cree que el humor del griego combina bien con el tema “de las redes sociales y la ofensa”.


“Chesterton decía que el problema no era que el hombre haya dejado de creer en Dios, sino que hoy se lo cree todo”


“Si se utilizan bien tienen muchas ventajas, pero las redes sociales son las que hacen hoy los juicios, es un lugar esquizofrénico, de odio, señalamiento, acusación. Antes de más ya estás sentenciado por la causa que alguien decide. Es la censura de ahora. Antes la censura estaba claro quiénes eran y los censores tenían la animadversión de la gente, que admiraba al censurado. Ahora si te censuran estás fastidiado, aunque luego se demuestre que no hay nada ya tienes el castigo y los que te han señalado, como a Morgan Freeman, se disuelven en la masa”, apunta el actor.


Que recuerda que “Chesterton decía que el problema no era que el hombre haya dejado de creer en Dios, sino que ahora se lo cree todo” y que advierte que “la corrección política es como la atención al cliente: ¿Qué quiere? ¿Esto? Pues no se preocupe, no sufra. Es lo que señalan unos y el colectivo debe cumplir. Si intentas el matiz, la duda, algo que hace el teatro, eres facha, retrógrado. Ahora el matiz es un tabú, no se ha aprendido a vivir con la frustración, que es una muestra de ser adulto. A mí me gustaría ser Paul Newman y corredor de carreras pero me he tenido que quedar con lo que soy. Aristófanes decía: ‘Os diré cosas amargas pero verdaderas’, trataba a la gente como adultos, ahora todo son sentimientos y emociones, que están por encima de la razón”.


Por si acaso, dice que Joglars, fundada en 1962 por Albert Boadella, Carlota Subirós y Anton Font, tiene aún cuerda para rato. “Llevo diez años al frente, ha pasado una pandemia, cinco espectáculos y estamos aquí. Yo viví una utopía con Joglars en los años que la compañía era realmente una utopía, y eso marca mucho, y nosotros también la queremos conseguir y aún la saboreamos”.


Fuente: Lea la notícia en La Vanguardia